This website uses cookies, one of the purposes of which is to calculate visitor statistics. More info Stop showing
03 Feb 2018

GOBIERNO ARGENTINO AUTORIZA IMPORTACIÓN DE BUSES ELÉCTRICOS SIN ARANCELES

GOBIERNO ARGENTINO AUTORIZA IMPORTACIÓN DE BUSES ELÉCTRICOS SIN ARANCELES El gobierno de Argentina autorizó un arancel de importación del 0% para los autobuses eléctricos, el último movimiento para construir un mercado de vehículos limpios y asi reducir el consumo de combustibles fósiles. Los importadores y fabricantes de autobuses pueden traer un total de 350 buses eléctricos libres de impuestos en los próximos tres años, según un decreto presidencial publicado en el Boletín Oficial.

Para acceder a la desgravación fiscal, los importadores deben comprometerse a comenzar a producir autobuses eléctricos a nivel local "en no menos de dos años" por el monto equivalente de sus importaciones. Entonces, si un importador ingresa como máximo 60 unidades por compañía, debe producir esa misma cantidad anualmente dentro de dos años, de acuerdo con el decreto. Esto "estimulará la producción local", afirma el decreto. El gobierno también redujo el impuesto a la importación al 2% sobre un total de 2.500 cargadores eléctricos para autobuses y automóviles, de acuerdo con la nueva ley. Este es el último movimiento del gobierno para construir un mercado EV, luego que el año pasado, recortara aranceles de importación entre 0% y 5% en vehículos eléctricos, híbridos y de hidrógeno, frente al 35% anterior, con el objetivo de importar 6.000 vehículos eléctricos en tres años. La idea del gobierno es reducir la demanda de petróleo y gas natural ya que los suministros se mantienen estrechos después de años de producción menguante.


Con más autobuses eléctricos, el país puede reducir el consumo de Diésel y reducir un déficit del 25% con importaciones de combustible costosas. Los autobuses son la forma más utilizada de transporte público en Argentina, representando el 58% de los viajes en Buenos Aires, por ejemplo, según datos del Ministerio de Transporte de la ciudad. El aumento en las importaciones de Diésel se debe en parte a que la producción de petróleo del país cayó un 44% a 478,000 barriles/día desde un máximo de 847,000 barriles/día en 1998.


 


 


Para acceder a la desgravación fiscal, los importadores deben comprometerse a comenzar a producir autobuses eléctricos a nivel local "en no menos de dos años" por el monto equivalente de sus importaciones. Entonces, si un importador ingresa el máximo de 60 unidades por compañía, debe producir esa misma cantidad anualmente dentro de dos años, de acuerdo con el decreto. Esto "estimulará la producción local", dijo. El gobierno también redujo el impuesto a la importación al 2% sobre un total de 2.500 cargadores eléctricos para autobuses y automóviles, de acuerdo con el decreto. El decreto no dice cuáles fueron las tasas impositivas anteriores. Este es el último movimiento del gobierno para construir un mercado EV. El año pasado, recortó aranceles de importación entre 0% y 5% en vehículos eléctricos, híbridos e hidrógeno, frente al 35% anterior, con el objetivo de importar 6.000 vehículos eléctricos en tres años. La idea del gobierno es reducir la demanda de petróleo y gas natural ya que los suministros se mantienen estrechos después de años de producción menguante.

Con más autobuses eléctricos, el país puede reducir el consumo de diesel y reducir un déficit del 25% con importaciones más costosas. Los autobuses son la forma más utilizada de transporte público en Argentina, representando el 58% de los viajes en Buenos Aires, por ejemplo, según datos del Ministerio de Transporte de la ciudad. El aumento en las importaciones de diesel se debe en parte a que la producción de petróleo del país cayó un 44% a 478,000 b / d desde un máximo de 847,000 b / d en 1998.